Control natural de pulgón en frutales

Con la llegada de la primavera llega el despertar de los frutales del reposo invernal, la floración, la formación de los frutos, ilusión en la nueva campaña por parte de los agricultores, esmerarse en la obtención de una nueva cosecha abundante y de calidad.

Pero también llegan los problemas, entre ellos los más importantes son las plagas, las cuales tienen como objetivo el alimentase de los árboles, de los frutos, de las plantaciones, tanto es así que pueden llegar a frustrar todas las esperanzas, ilusiones y lucha del fruticultor, que si no consigue controlarlas pueden suponer la perdida total de las cosechas y la ruina económica.

Pulgón

 

Como la naturaleza es sabia tiende a equilibrar los sistemas y nos da herramientas suficientes para luchar contra esas plagas tan dañinas y controlarlas de forma natural, limpia, humana y rentable.

Entre estas herramientas que nos brinda la naturaleza se encuentra el control biológico de plagas, que no consiste mas que en utilizar lo natural para equilibrar los sistemas agrícolas, es decir, utilizamos unos insectos beneficiosos (auxiliares) para controlar otros insectos dañinos (plagas).

Pulgones parasitados por Aphidius Colemani

Este sistema se basa principalmente en dos premisas, favorecer mediante una serie de técnicas agronómicas la aparición de estos insectos de forma natural, mediante lo que se llama control biológico de conservación y la suelta puntual de insectos por parte del agricultor, los cuales se van a instalar y reproducir en el sistema, lo que permite un adelanto en el equilibrio, instalación de auxiliares en gran número antes que las plagas, menos daños por parte de estas a los cultivos…

Entre las principales plagas que nos encontramos en los frutales se encuentra el pulgón, con distintas especies según el cultivo, la zona geográfica o las condiciones climáticas del año.

Las mas importantes especies que atacan a los frutales son:

  • Pulgón ceniciento del manzano (Dysaphis plantaginea).
  • Pulgón oscuro o Gris del Peral (Dysaphis pyri Fons).
  • Pulgón harinoso del ciruelo (Hyalopterus pruni).
  • Pulgón del melocotonero (Myzus persicae).
  • Pulgón del algodón (Aphis gossypii).

    Contra todos estos pulgones existe una gran batería de insectos los cuales van a conseguir mantenerlos a raya y a niveles que no provoquen daños a los cultivos de frutales.

    Huevos de Chrysopa sobre hoja de frutal

Los principales enemigos naturales utilizados son:

  • Parasitoides himenópteros como Aphidius colemani.
  • Dipteros depredadores como Aphidoletes aphidimyza.
  • Dípteros braquíceros como los sirfidos.
  • Neuropteros como Chrysopa carnea.
  • Coleopteros depredadores como los coccinellidos (mariquitas).

Se soltaran unos u otros en función de las especies de pulgón a controlar, de la climatología u otros factores relacionados. 

Para mas información consulta con nuestro departamento técnico

Las claves para el control biológico en el PERAL

Hoy os queremos contar más acerca de las principales plagas que podemos encontrar en los cultivos de peral y cuáles son las estrategias de control biológico que proponemos desde Biosur para combatirlas. 

Las principales plagas en el peral son Psila, piojo de San José, Carpocapsa y Hoplocampa.

 

Sin embargo, en algunas zonas el principal problema en el cultivo del peral es la Psila. 

La estrategia que proponemos desde Biosur para controlar el problema de la Psila del peral es: 

-tratamientos invernales 

-monitoreo de población 

-evitar abonos excesivos 

-suelta de enemigos naturales

 

Uno de estos enemigos naturales contra la Psila del peral es el Anthocoris nemoralis.

Su aplicación se realiza en estado adulto, repartido entre los árboles centrales de las fincas. 

 

Si quieres saber más sobre el control biológico en los cultivos de peral, contacta con nuestros técnicos especialistas. 

 

Aplicación de Conín en frutales

Conín es el producto ideal para el control de hongos en suelo, aumento de la resistencia de las plantas, mejora en la absorción de nutrientes y estimular el crecimiento.

Conín es un fungicida biológico integrado por las esporas del hongo  Tricoderma harziamum, que una vez caen al suelo se fijan a la raíz de la planta e impiden que le ataquen enfermedades. Otra de sus funciones es solubilizar elementos del suelo y ponerlos a disposición de las raíces. 

En los frutales, Conín está indicado para las enfermedades de raíz y es por eso mismo que tiene un fuerte efecto estimulante sobre ellas, haciéndolo también un producto enraizante

Su aplicación está indicada en plantaciones de árboles jóvenes o adultos y además es muy efectivo en árboles recién implantados, dado que los ayuda a que enraicen mejor. 

Es también muy interesante su aplicación en viveros, ya que de esta manera se potencia la producción de raíces, consiguiendo así que la planta llegue al campo en un mejor estado y que resista el estrés post-plantación. Además, el hongo Tricoderma harziamum ya estará instalado en las raíces de la planta, por lo que luego solo será necesario dar otro tratamiento post-plantación para asegurar su salud y vigorosidad.

La aplicación de Conín es siempre por riego, consulta con nuestros técnicos para saber las dosis adecuadas para tu plantación.