El regreso de los camaleones

Varias fueron las reflexiones que me abordaron mientras fotografiaba a esta especie animal, entre ellas la de que puede ser una prueba más de que el cambio climático ya es una palpable realidad, puesto que este camaleón, a pesar de ser de sangre fría, se encontraba muy activo en pleno invierno y, lo que debería de ser normal, es que estuviese escondido e hibernando en esas fechas.

El pasado 23 de diciembre de 2021 (¡¡y con una temperatura ambiente en torno a 24ºC!!), fotografié con mi móvil a este camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) que se encontraba al mediodía tomando el Sol (no olvidemos que son animales de sangre fría) sobre un olivo (Olea europaea), localizándose a su vez este árbol a escasos metros de un invernadero de plástico de la Comarca del Poniente de Almería, el cual podemos ver desenfocado y de color blanco en el fondo izquierdo de la fotografía.

Varias fueron las reflexiones que me abordaron mientras fotografiaba a esta especie animal, entre ellas la de que puede ser una prueba más de que el cambio climático ya es una palpable realidad, puesto que este camaleón, a pesar de ser de sangre fría, se encontraba muy activo en pleno invierno y, lo que debería de ser normal, es que estuviese escondido e hibernando en esas fechas.

Y otra de mis reflexiones es una pregunta: ¿por qué ahora son más fáciles de observar en esta comarca almeriense durante todo el año, además de verlos en estos inviernos tan atípicos, que hace 35 años?

Hace unos 35 años era muy difícil contemplar a estos animales en las inmediaciones de los invernaderos de plástico y, con casi total seguridad, podemos afirmar que ese hecho se debía a que los insectos que cazaban los camaleones eran tóxicos para ellos, ya que el uso masivo de potentes insecticidas que se utilizaban durante esa época en el interior de los invernaderos para combatir las plagas como pulgones, orugas de mariposas, etc. que afectaban a sus cultivos hortícolas, así como el empleo de herbicidas en el exterior de los invernaderos para eliminar las mal llamadas “malas hierbas”, provocaba que los insectos que ingerían los camaleones tuviesen en sus cuerpos altos contenidos de productos químicos venenosos, lo que daba lugar a su vez a la intoxicación y muerte de los camaleones…. esta misma historia se ha repetido en muchos momentos y lugares de nuestro planeta, recordemos la relación probada entre el uso del DDT en agricultura durante la segunda mitad del siglo XX y la afección negativa que produjo sobre los huevos de muchas especies de aves, causando la disminución de sus poblaciones, llevando incluso a algunas de ellas casi al borde de su extinción.

Sin embargo, en la actualidad cada vez es más frecuente encontrarnos colonias de camaleones junto a los invernaderos de la Comarca del Poniente de Almería y, con casi total probabilidad, podemos afirmar que los insectos que hoy en día merodean por los alrededores de los invernaderos tienen en sus cuerpos muchísima menor concentración de productos tóxicos que antaño, lo que refleja que tanto en el interior como en el exterior de los invernaderos se está practicando otro modelo de agricultura más respetuosa con el medioambiente, como el denominado “Control Biológico”, una técnica en donde se emplea fauna depredadora en vez de venenos para combatir las plagas que afectan a los cultivos hortícolas y que será objeto en este blog de próximas historias de medioambiente.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados